El faro literario entrevista a Gemma Herrero Virto, autora de Suicidios inducidos

La reseña de Suicidios inducidos puede leerse aquí:

https://elfaroliterario.wordpress.com/2017/12/11/suicidios-inducidos-de-gema-herrero-virto/

Y a continuación, la entrevista. Muchas gracias, Gemma!

P.: Gemma, muchas gracias por hablar con nosotros. ¿ podrías contarnos un poquito cómo fue tu carrera literaria?

Te comento un poco. Empecé en un curso de literatura creativa, gracias al cual pasé de no ser capaz de terminar un relato corto a poder organizar tramas, diseñar personajes, ser constante. Conseguí terminar mi primera novela, La red de Caronte y la mandé a unas cuantas editoriales. Una de ellas se interesó y quiso publicarla. Firmé por 20 años y por mis 5 siguientes novelas para que al final no hicieran nada con ella: ni promoción, ni distribución… Me pillé tal depresión que estuve años sin escribir nada. Por suerte, incumplieron tanto el contrato que tuvieron que liberarme para que no los denunciara. Una vez libre, mi marido estuvo insistiéndome una y otra vez para que probara suerte como autora independiente. Desde entonces he publicado ya 9 novelas y un libro de relatos, he vendido miles de ejemplares y me han leído en más de 60 países diferentes, así que no puedo estar más contenta.

P.: ¿Cómo influye tu formación en psicología a la hora de escribir? Pienso, por ejemplo, en la creación de los personajes, que son justamente tan entrañables porque llegamos a conocerlos en profundidad, en sus rasgos psicológicos más hondos.

Creo que precisamente influye en la creación de personajes. Antes de crearlos, intento plantearme sus rasgos de personalidad, su manera de hablar, su conducta no verbal, sus relaciones familiares y sociales, los acontecimientos de su pasado que han podido marcarles… Eso hace que sean personajes más profundos y que tanto los buenos como los malos no sean blancos o negros, sino que tengan matices.

P.: ¿Cómo surgen Carlos y Natalia?

Los tuve muy claros desde el principio, aunque tengo que reconocer que, en un primer momento, eran un poco tópìcos: el policía depresivo, huraño y alcohólico y la forense novata y “trepa”. Pero, poco a poco, fueron ganando en profundidad y dejaron de ser personajes de cartón para convertirse en personas reales: Carlos es honesto, romántico, luchador y sensible y tiene mucho sentido del humor. Natalia tiene un lado dulce y es muy insegura, aunque siempre trate de esconderlo…

P.: Pasaron varios años desde la creación de La red de caronte hasta Suicidios inducidos. ¿ qué sucedió en ese lapso de tiempo? ¿ tenías ya pensado crear para tus personajes una nueva aventura? ¿Cómo fue la experiencia de volver a escribir sobre ellos después de ese periodo?

Como te he dicho la publicación por editorial de La red de Caronte fue un desastre y estuve muchos años sin escribir nada. Hubo momentos en los que llegué a pensar que la culpa de que no se vendiera era mía, que la novela era mala. Además, mi editorial quería una serie de novelas con esos personajes, pero yo habría preferido dejar que me arrancasen los ojos antes de cederles otra de mis novelas…

Cuando me convertí en escritora independiente, empezaron a llegar críticas positivas de La red de Caronte. La gente se quedaba enganchada con la trama, les encantaban los personajes y me pedían más… Poco a poco, me fui convenciendo de que podría ser una buena idea resucitarlos y se me ocurrió un nuevo caso para ellos, así que escribí Suicidios inducidos. Pensaba que iba a costarme volver a conectar con ellos, pero fue muy sencillo, como cuando te reencuentras con verdaderos amigos.

P.: ¿Podemos esperar todavía una tercera novela sobre estos personajes?

Sí, de hecho ahora mismo estoy escribiendo una nueva historia sobre ellos que se va a titular Los cadáveres blancos y que espero poder publicar a mediados de año.

P.: Es interesante observar que tus dos asesinos, el de La red de Caronte y el de Suicidios inducidos, tienen detrás una historia que de alguna manera explica, sin justificar, su proceder criminal. ¿Qué podrías comentarnos al respecto?

Como te he dicho, intento que todos mis personajes tengan matices. No me gustan los malos malísimos que matan por matar. Toda persona tiene unas justificaciones para su conducta, aunque ésta pueda estar equivocada o ser patológica, y creo que es muy interesante poder ponerse en la mente del asesino y comprender sus motivaciones.

P.: Algo que siempre me ha sorprendido de tus obras es que abarcan diferentes géneros literarios, Todas con la misma excelencia. Si embargo, a pesar de parecer muy diferentes, veo algo que podría unir a todas las obras tuyas que he leído, algo que creo que tienen en común y me arriesgo aquí a una hipótesis: todas tienen algo de magia, algo que escapa a las explicaciones naturales… Y pienso aquí por ejemploen los sueños y premoniciones de Carlos en La red de caronte, que podría parecer una de tus novelas más realistas. ¿Qué nos podrías comentar sobre esto?

Pues has dado en el clavo. Lo que trato de expresar en todas mis novelas es que la magia existe y está mucho más cerca de lo que podemos pensar. Ambiento mis novelas en escenarios reales, con personajes que parecen corrientes y… de repente… ahí está la magia, lo paranormal, lo extraño. Creo que ése es mi sello distintivo.

P.: Aunque no son el objetivo de esta reseña, me gustaría que nos hablases también sobre tus Viajes a Eilean, ya que muchos de tus lectores hemos tenido el gusto de disfrutar de esta saga y estoy segura de que, como a mí, a muchos les interesará conocer más acerca del proceso de su creación.

Pues es una trilogía que me costó años terminar. Aunque se ambienta en un mundo mágico, muchos de los personajes son personajes históricos reales (Jacques de Molay, Graciana de Barrenetxea, Miguel Servet…) y tuve que hacer un gran trabajo de documentación. Si a eso le añades inventar todo un mundo, las relaciones entre los personajes, la magia y que ocupa unas 1.500 páginas te imaginarás lo que costó escribirla. Estoy muy orgullosa de esta trilogía, porque creo que lo tiene todo: amor, magia, criaturas fantásticas, aventura… Sin embargo, no creo que vuelva a embarcarme en algo tan complicado.

P.: ¿Cómo reciben los lectores obras de géneros en aparienciatan diferentes? ¿Encuentras que Los lectores tienen alguna preferencia en cuanto a esto?

Ése era un miedo que tenía en los comienzos de mi carrera como escritora. Dudaba si sería mejor seguir escribiendo policíaca o si podría cambiar de género sin que los lectores se enfadaran. Ahora ese miedo se ha desvanecido. Escribo las historias que me apetecen sin importarme el género y tengo la suerte de contar con numerosos lectores fieles a los que les gusta mi voz, mi manera de contar las historias…

P.: ¿ hay algún género que prefieras como escritora o en el cual disfrutes más? Me refiero a que si bien en todas tus novelas encuentro el componente mágico, es cierto que por ejemplo en La red de Caronte o Suicidios inducidos la temática se enfoca más hacia lo criminal…

La verdad es que me lo paso muy bien escribiendo de cualquier temática. Me lo paso muy bien escribiendo sobre temática criminal, pero también disfruto mucho el terror o la fantasía.

P.: ¿Hay algún género que tenga preferencia a nivel editorial a la hora de publicarse?

Hace muchos años que dejé de preocuparme por eso, pero si echas un ojo a los rankings de ventas, la novela romántica, la erótica y los thrillers son lo más vendido.

P.: En un panorama literario en el que abundan las autopublicaciones, ¿ encontraste algún escollo a la hora de publicar tus obras?

Todo cuesta cuando empiezas. Si bien es cierto que autopublicar es gratis y bastante sencillo, en un primer momento estás muy perdida y no sabes qué hacer. Poco a poco y a base de errores, vas mejorando. Lo más difícil cuando publicas por primera vez es que alguien quiera leerte. Yo me pasé los 6 primeros meses regalando mis novelas y la gente no las quería leer ni gratis. Hay que ser constante y no rendirse y poco a poco te vas haciendo un nombre.

P.: A propósito de autopublicaciones,¿cómo ves la situación en ese sentido? ¿Consideras, por ejemplo, que la autopublicación y el auge del libro digital permite a los nuevos autores llegar a un mayor número de lectores o hacerse oír de otra manera?

Considero la autopublicación una bendición para los autores y para los lectores. Por primera vez en la historia no es un editor quien decide qué se publica y qué no basándose normalmente en criterios de rentabilidad. Ahora los escritores podemos publicar las historias que queremos y somos totalmente libres y los lectores pueden llegar a autores y temáticas que nunca habrían sido publicadas por las editoriales tradicionales.

P.: Volviendo A tus obras, ¿ reconoces sobre lo que escribes la influencia literaria de otros autores?

Creo que hay autores que me han marcado y que me tienen enamorada por su forma de escribir, como Stephen King, Haruki Murakami o Richar Matheson. Ya me gustaría que su influencia se notara en mi obra, pero a su lado todavía soy una aprendiz.

P.: He visto que alguna de tus obras, por ejemplo Suicidios inducidos, ha sido traducida al italiano. ¿Cómo se dio esto?

Hay una plataforma llamada Babelcube en la que puedes contactar con traductores de muchos idiomas y ofrecerles colaborar en la traducción de tu libro. Firmas un contrato y, durante cinco años, compartir los beneficios. He encontrado grandes profesionales que han hecho un trabajo fantástico con mis novelas.

P.: ¿Algún proyecto en el que estés trabajando y del que quieras hablarnos?

Además de estar escribiendo Los cadáveres blancos, que es la tercera novela de la Saga Caronte, estoy a punto de publicar Detrás del velo, que es una recopilación de relatos de terror. También estoy escribiendo una recopilación de relatos de ciencia-ficción que se titulará Cuentos del futuro cercano.

P.: Muchos jóvenes y no tan jóvenes estarán en este momento intentando escribir su primera novela, su primer relato, su primera obra literaria… ¿Cuál sería tu palabra para ellos, sobre todo aquellos a quienes los vence el abatimiento o la creencia de que escribir o publicar son tareas casi imposibles?

Si de verdad quieren escribir, que lo hagan. Da igual publicar o vender… Eso ya vendrá después, pero, si tienen una historia que les arde dentro, no tienen otro remedio que sacarla a la luz.

Cuando la tengan terminada, que le den el mejor acabado posible (revisión, maquetación, portada…). Los lectores sólo van a darte una oportunidad y tienes que aprovecharla para enamorarlos.

Y ya por último, que tengan mucho cuidado con lo que firman. Antes de ceder sus derechos a una editorial, es conveniente que busquen información y que se dejen asesorar por otros escritores o por un abogado si pueden permitírselo.

P.: ¿Algo que quieras agregar?

Tan sólo quiero agradecerte tu interés y tu paciencia y mandarte un abrazo muy fuerte :-*

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s